Quizá porque el verano pide contenidos de saldo, aquí tienen un post cuyo único interés radica en haber encontrado un doble de Ferran Monegal en un remoto pueblo americano de augusto nombre.

Anuncios