Hoy es un día especialmente terrible para gran parte de la población, que no sólo tiene que enfrentarse a un montón de estúpidos correos, powerpoints y compañeros de toda índole. Mucha gente tiene que mirar una y otra vez por encima de su pantalla, para cercionarse que realmente ya NO está de fiesta. Es una depresión que se agrava por momentos, y que se subraya de manera sangrante cuando te cuentan el relato de las vacaciones ajenas. Para quien sufre todo esto, mi más sentido pesar y ánimo de superación. En una o dos semanas se pasa. 

Les dejo este pdf a mano por si quieren colgar el aviso en algún sitio bien visible de su puesto de trabajo, aun a riesgo de parecer maleducado.

Anuncios