escrito por: Buika Balboa

Desde que apareciera en escena me he estado preguntando porqué coño Barack Obama me resultaba tan cercano y familiar. Era una sensación extraña, como un Deja Vu, como una de esas situaciones en las que tienes algo en la punta de la lengua y no consigues dar con ello. Cojones! al fin, esta noche, mientras entraba en vigilia me he dado de bruces (por cierto, a saber qué coño son las bruces) con la solución:

Es James Stewart protagonizando Qué bello es vivir!!! Fíjate en él: Alto, desgarbado, un poco patoso, pero con encanto, cercáno, fiable, entrañable. Todo ese rollo de bueno buenísimo. Seguro que se ha estudiado el personaje al milímetro y se conoce todos los diálogos.

Además todo el rollo de la crisis económica le beneficia, forma parte del guión. Te acuerdas de la peli? El banquero que siempre a salvado a su pueblo de las crisis y luego se intenta suicidar……pero al final vence…etc, etc. James Stewart reencarnado en negro. Observa cómo camina, la forma de la cabeza, las orejas, cómo mueve las manos. 

Dios mío este tipo no puede perder nunca las elecciones, es un producto perfecto. És en James Stewart nostro, El de toda la vida. Está profundamente enraizado en el imaginario colectivo americano. Irán todos a votarle sin saber muy bien el por qué, cada uno con su sensación de Deja Vu sin resolver.

Y la cosa está clara: tú ¿de quien te fiarías más, de James Stewart o de un cruce entre German Monster y Aníbal el Caníbal empaquetado en un chásis recauchutado de 1.50 cm. ?

Anuncios