(click en la imagen para verlo completo)

Mientras llega el día en que las herramientas de post-producción de vídeo y los ordenadores estén a la altura del ritmo humano, uno va haciendo dibujos en papelillos sueltos por esta mesa caótica. Este que les comparto (que es como las lentejas) comenzó como cuatro líneas de un parabrisas, y me empezó a obsesionar un poco más de lo común en estos días de renders y RAM-previews*. Repasando líneas, añadiendo detalles, sin más intención de ser un apunte de post-it más, pero de los que merecen guardarse en alguna carpeta que desaparecerá tarde o temprano. Quizá algún día arregle sus fallos y desproporciones, aunque conociéndome, para qué nos vamos a engañar, no cuento con ello.

Si entorno los ojos lo imagino en colores, como un boceto de un boceto para un cuadro imposible que ninguna pared querría tener colgado. Que es mucho imaginar.

* procesos interminables y cansinos en los que el ordenador dedica todo su esfuerzo en generar penosamente un mogollón de fotogramas a partir de un documento de capas de gráficos y vídeo. El tiempo que utiliza va en función de la complejidad del documento y de la urgencia del cliente a partes iguales.
Anuncios