madoff_trust

Regreso momentáneamente desde el exilio navideño gracias a Mr. Madoff. Y es que estos piratas timadores siempre me llegan, a algún oscuro rincón de mi corazón. El caso de este tío más si cabe, sobre todo cuando repaso la lista de gente que ha timado. Pobre gente que básicamente se cree más lista y privilegiada que el resto del mundo, que no le basta con intereses como los que puede obtener el populacho, una caterva de pringaos y julandrones que se conforman con las birriosas ganancias de una cuenta mierdanaranja. Ellos no, son gente con mucha pasta que quiere un señor 10% (o más), y se van a donde sea a conseguirlo. Ya sea con sellos, de los que no entienden nada, o con hegde funds de los que en realidad entienden menos aún.

No es que me alegre como para brindar de que alguien robe, pero qué quieren, confieso que siento ese pequeño placer que me proporciona ver ese Ferrari detenido por la policía, el que nos ha adelantado a todos 20 Km. atrás. Llámenle envidia, no tengo problema alguno.  También sentí placer al ver a Madoff empujado sin respeto por un fotógrafo. Soy espectador.

Me recuerda a Nicholas Cage en los timadores de Ridley Scott. Niega ser un criminal a secas, porque lo que distingue a los verdaderos timadores, y a diferencia de los ladrones, es que las víctimas te ofrecen el dinero. Ese es el auténtico reto: vender confianza, que en inglés es algo así como the zapater affaire o the borbon paradigm.

Anuncios