schuster_crackovia

Ya sé que no hase falta desir nada más, pero ahí van mis impresiones de la aventura de libro de marras.

Hasta ayer que pasé por un Abacus no había visto el libro expuesto. No dudé en ojearlo y exclamar en voz alta asegurándome que la dependienta y 4 clientes más me escucharan. ¡Vaya, qué libro más chulo! ¡qué diseño! ¡y qué buen precio!  Pero cuál fue mi sorpresa cuando comprobé que mis palabras fueron apagadas por las de Javier Cercas que también ojeaba un ejemplar de su libro e iba exclamando con una voz mucho más potente ¡ostras, qué interesante! ¡y qué buen precio! Después reconocí al resto de clientes, que también eran escritores, así que lo dejé estar y me fuí sin comprar nada.

Aunque odio la expresión “bromas a parte”, incluídas las comillas, diré bromas a parte que el libro ha quedado muy bien y por lo que me llega, parece que está gustando mucho. Y qué buen precio.

Pero vayamos a la cosa del diseño, que para eso esto es mi post de mi blog para mis 2 lectores de los cuales al 50% os importa un carajo la cosa del diseño, pero es lo que me apetece contar hoy.

portada_crackovia_despl_400

Visión de la portada totalmente desplegada. Las solapas muy generosas me permitieron desarollar la espiral hacia la contraportada para servir de apoyo a los elementos de la misma.

De libro me han quedado un par de asignaturas pendientes. La primera es que lamentablemente no pude hacerlo con Indesign. Aunque hace tiempo que todos los colegas proclaman que Quark huele más a cadáver que otra cosa, me planteé la cosa en otros términos; si tengo poco tiempo para hacer esta Torre Eiffel de palillos, más vale que utilice la marca de palillos que conozco, por muy chungos que sean. Así que después de unos escarceos con Indesign vi que está muy bien, pero que me era imposible aprender todas las trampas y viejos trucos que sabía de Quark en unos días (la mayoría de esos trucos son precisamente para sortear las carencias del mismo Quark). Pero no había días. ¿Y quién soy yo para desafiar a Sant Jordi? Después de todo, no sé qué es peor, si matar un lagarto gigante con indigestión (eso es un chiste que compara un dragón con un lagarto) o lidiar con la patética versatilidad que el QuarkXpress exhibe tanto con las imágenes como con la tipografía. La fuente Fedra fué lo primero en caer por culpa del Quark, no sé qué pasaba pero se desmontaba, así que encontré refugio en la siempre fiel Bliss. Indesign, voy a por ti ahora ya sí…

La segunda asignatura ha sido no tener ese tiempo que cada proyecto quiere para dormirlo y retomarlo. No hay como no ver para ver. Pero otra regla es que siempre se agotan los días, independientemente del número de éstos. Pero estoy contento con el resultado. Una de las premisas que me impuse fue encontrar un equilibrio entre objetivos estéticos asequibles, renuncias y prioridades. Y esto, mal que nos pese, se planea mejor al borde del precipicio que en el prado de tranquilo todavía hay tiempo.

sonda_nescafe

Imagen de la sonda que me acompañó en todo momento.

Es un tipo de libro muy concreto con un target muy generalizado. Lo agarré con muchas ganas porque por fin tenía todas las posibilidades que suponen 4+4 tintas + couché al contrario que otros best sellers que juegan en esta liga (catalana). Sólo pensar en los coñazos de lidiar con 2 tintas en proyectos grandes, se me ponen los pocos pelos que me quedan como escarpias, sean lo que sean las escarpias.

Otra batalla fueron las fotos. Se hicieron varias sesiones, un trabajo impecable de Anna Jiménez Roig, pero que requería mucho retoque, ya que el maquillaje de tele es al fotográfico lo que el moreno Solmanía es al moreno de playa. Aunque la mayoría de fotos se hicieron contra fondo blanco hubo que recortar un montón de ellas, para la portada, las pegatinas, y otras partes del libro. Para esto me resultó muy útil el Fluid Mask, quizás el trial de 30 días más aprovechado de mi carrera.

fluid_mask

Fluid Mask divide la imagen en parcelas. Funciona como un bote de pintura con el que marcas qué parcelas quieres desechar, marcando una frontera suavizada con cierta transparencia que resulta muy útil especialmente en áreas de pelo. Todo es bastante parametrizable, es cuestión de mirar un par de tutoriales y se pilla el método bastante rápido.

Sólo para las pegatinas necesité varios días. Recortar las fotos, respetar las especificaciones técnicas estrictas en cuanto a troqueles, sin menoscabar el rollo humorístico.. tuvo su qué. El troquel de la pegatina es producto de la vectorización suavizada que proporciona Illustrator, aunque también requiere retoques manuales. Cada pegatina tiene una separación mínima y la colocación para aprovechar el espacio posible, etc… una pesadilla. Si ahora me dicen “troquel de pegatinas” una gota de sudor blanco me recorre la frente y me convierto en un robot violento.

troqueles_crackovia

Detalle de las marcas de troquel en las pegatinas en una primera versión. Visto así parece más sencillito. La línea magenta marca el troquel, la cian es sólo un referencia del espacio entre troqueles. Espero que l’enganxina d’aquesta copa es pugui utilitzar enguany. El Chelsea em fa més por que una pedregada. Patirem, patirem…

Y nada como un contenido así para contrarrestar la fatiga. De repente, a las tantas me pillaba riendo de nuevo al remaquetar un contenido que ya tenía más que visto. Y eso lo consiguió el gran Jordi Graví, que se volcó ahí con un excelente y enorme trabajo de poner letra y orden a este amasijo de contenido con mucho humor y talento. Y yo estoy encantado de haber podido aportar algo del rollo al que os tengo acostumbrados (a vosotros 2) y que puede reconocer cualquiera que me lea desde mis fakes de abusemagazine hasta hoy.

Toda una experiencia que voy viendo más positiva cuanto más se aleja el recuerdo del esfuerzo y que espero tenga en Sant Jordi el éxito que se merece, independientemente de las técnicas de live viral marketing que os contaba más arriba.

Actualizado: éxito total de ventas!!! gràcies a tothom!!!

> LLIBRE CRACKOVIA 2010


Anuncios