Cuenta David Mamet en su tremendo Bambi contra Godzilla que la ofensa más rotunda que puede hacer el productor obtuso es cuando dicen “A ver, lo estamos haciendo mal. ¿Por qué no nos encerramos en una sala, analizamos las películas de mayor éxito de todos los tiempos y luego hacemos eso mismo sin más?”. Son este tipo de frases las que abundan en muchos despachos y salas de reunión, donde esos mercachifles sin asomo de talento deciden día a día cómo extorsionar una y otra vez nuestra entrega incondicional de nuestro tiempo de ocio. Y no pasa gran cosa, porque nuestro tiempo de ocio dejó de ser precioso el día que decidimos venderlo para ver el espectáculo que supone observar a los imbéciles capaces de vender a los suyos por aparecer en la tele. No pasa nada, eso ya me lo tiro a la espalda, así que, ya que estamos en esa dinámica, ¿por qué no nos dejamos de chorradas y vamos al grano? ¿Por qué no analizamos lo que la gente quiere ver y luego hacemos eso sin más?

Anuncios