Casi una década tienen ya estos accesorios de sin par elegancia creados para optimizar el rendimiento y refrigeración de aquellos que los incorporen. De reciente polémica en el actual campeonato de Fórmula 1, estos viejos conocidos no llegan a comercializarse en España, supongo por culpa de alguna absurda ley del Ministerio de Industria que como de costumbre, esteriliza y corta de raíz cualquier iniciativa realmente creativa.

bullsballs

Anuncios