La llegada de la marca blanca hasta lo más recóndito de la venta nacional, acaba de marcar un hito con este calendario de adviento de Hacendado de venta en Mercadona. Para quien no sepa, es como una caja plana con chocolatinas y unas pestañitas para ir abriendo cada día de diciembre hasta nochebuena.

Me ha llamado poderosamente la atención la ilustración que decora el calendario, por la composición de los personajes. Y es que, como diría Buenafuente, dime clásico pero, ¿quién son esa gente detrás de la Virgen María y San José?

El ilustrador, que podría pertenecer a una célula islamista, (no se extrañe nadie, en cada grupo siempre hay uno que sabe dibujar -yo mismo he ocupo ese puesto a menudo-), ha optado por añadir personajes a la escena. Toda una vida creyendo que tuvieron el niño a solas y que, como mucho vinieron los Reyes Magos y algunos curiosos que merodeaban por la zona. Después la guardia disolvió el tumulto cuando se acabó el espectáculo al son de vamos circulen. Pues vemos toda una familia que se ha colado en el corral; un tipo con bigote Pablo Abraira’s way que lleva el bastón, porque San José le habrá dicho -aguántame esto un momento-, una tía que cualquiera podría confundir con la misma Virgen (que no me digas que se te aparece esa otra y no la confundes en un momento dado) pero con una hija ya mayor. Eso me da la pista para pensar que la venta de esto se ha inspirado en la familia moderna; que aunque este finde le tocaban a él, la niña hay que devolverla con los deberes hechos y el parto (raro) de la otra lo ha trastocado todo y ahora a ver quién recoge el niño que hoy es sábado y toca fútbol.

Anuncios