Imagen

En la peli Contagion alguien dice, Blogging is not writing. It’s just graffiti with punctuation.

Sí, la ilustración de arriba es grafiteo de donde me sale, just that. Yo apenas llego a blogger ocasional y muchísimo menos a periodista. Pero sí hay actitudes y posturas que acercan a unos y otros para el bien de todos. Internet se encarga de nivelarlos como camarero que corta el sobrante de espuma. Me encanta ver cómo nada es lo que era en estos fastos de la información. Con los matices que se quieran, pero gente como Jordi Évole, Mónica Terribas serían la punta del iceberg de lo que me gustaría que fuera el periodismo de nuevo. Porque, no sé en qué desgraciado punto de la historia reciente, la inmensa mayoría de periodistas dejaron de tocar los cojones y se dedicaron al apasionante ejercicio de exponer los hechos sin cuestionarlos. Vamos, corren por los coles redacciones de primaria más comprometidas que lo que se lee por ahí. Hubo un tiempo en algún sitio que los políticos se acojonaban al encarar un periodista. Ahora tumban ellos a periodistas, hospitales, profesores, instituciones centenarias, sin que los demás se inmuten, ni pregunten, ni indaguen ni presionen, ni nada. Parecen guardias municipales que ya no saben ni cómo se quita el seguro del arma.

¿Puede alguien preguntar algo con sentido para toda esta gente? Porque si añadimos algo de sentido lo mismo va y se hace la cosa más llevadera, en serio lo digo.

Anuncios